Para meditar la realidad de Venezuela muy bueno.

16 Julio, 2021

¿Son Los Kokis Salvadores De La Patria O Deplorables Productos Del Socialismo?

La ultraderecha local corre sin ton ni son de un lado a otro en sus apresuradas argumentaciones: en la mañana han elevado a un delincuente altamente peligroso hasta la categoría de salvador de la patria; en la tarde salen en onda de analistas sociológicos a decir que el individuo en cuestión es el deplorable producto de dos décadas y tanto de Revolución. ¿Entonces, en qué quedamos?

Bueno, los políticos ultraderechistas (y sus aparatajes de ONG y medios) tienen que hacer lo posible para surfear en los acontecimientos que ellos mismos detonan (verbo usado muy a propósito); de sus planes siempre fallidos, fracasados, abortados o mal paridos (perdonen ustedes esta expresión, pero es muy gráfica). Se entiende que ensalcen a un pran, con el argumento de que “tiene en jaque al rrrégimen”, y luego, según como le vaya al koki de marras, lo sigan apologizando o traten de encasquetárselo al Gobierno, a la Revolución.  

Entiendan: a esta oposición no le queda otra alternativa que estos ires y venires conceptuales. 

Pero, objetivamente hablando, los líderes negativos de las barriadas son contrarrevolucionarios.

Lo son en términos estructurales (ideológicos, económicos, culturales). Lo son por el efecto que causan en el cuerpo social. Y lo son porque tienen como aliados directos a lo peor de lo peor en materia de grupos políticos conservadores internos y globales. Revisemos.

En lo estructural

Una organización delictiva en estos tiempos gira invariablemente alrededor de la posesión de riqueza material, dinero, bienes, mercancías y el control de negocios. En particular, florecen alrededor de los productos ilegales. Por ello, en el continente americano, las manifestaciones más sobresalientes del siglo XX y del actual son los gangs que se formaron alrededor del negocio del alcohol, cuando fue prohibido en Estados Unidos (años 30) y los carteles de la droga en Colombia, México y el mismo EE.UU. (desde los 70 hasta el sol de hoy).

En ese empeño de poseer riqueza material tiene un peso determinante el modo de vida que el capitalismo promueve como ideal. Las maquinarias culturales, de la publicidad y del mercadeo cultivan una idea de éxito personal indisolublemente asociada a símbolos exteriores como la vivienda ostentosa, los automóviles de lujo, la ropa de marca, las joyas, la comida, la bebida y las diversiones caras. Los «triunfadores» son compensados, además con el reconocimiento social e, incluso, con otro tipo de posesiones, relacionadas, por ejemplo, con la mujer como objeto sexual. Quien quiera observar todo esto ejemplificado en una misma pieza de consumo masivo, solo debe ver los clips de los cantantes de géneros impuestos como populares por la industria musical. Todo en esos productos del marketing es derroche, carros convertibles, piscinas y blin blin de cadenas, collares y sortijas rococó.

Este es un mal que siempre ha existido en el capitalismo, pero que se ha agudizado en la etapa neoliberal. En la era del mundo bipolar (antes del colapso del bloque soviético) el sistema permitía al menos algún ascenso social. Las nutridas clases medias de los países del norte, gracias al Estado de bienestar, podían satisfacer parcialmente las ilusiones de alcanzar los bienes simbólicos del éxito. Pero en la etapa de la globalización, eso se redujo notablemente en las naciones desarrolladas y casi desapareció en las nuestras.

Las rutas hacia la «gran vida capitalista» quedan así restringidas, sobre todo si se aspira a que el ascenso sea meteórico. A menos que se tenga talento para un deporte profesional, la conversión rápida de pobres a ricos solo se encuentra en el delito (sea este de cuello blanco o violento). Los integrantes de bandas ofrecen la «oportunidad» a los jóvenes, incluso desde sus años infantiles. Pero, claro, es una oportunidad cuestionable, que muy probablemente termine antes de los 30 años de edad, en algún charco de sangre.

Nada de eso tiene que ver con socialismo o revolución. Por el contrario, implica una manera de estar en el mundo inequívocamente capitalista, con sus valores intrínsecos de individualismo, consumismo, competencia despiadada y sobrevivencia del más fuerte; con sus embelecos del dinero y el estatus y con sus mecanismos perversos de evasión de la realidad, como las drogas, el exceso de alcohol, la juerga permanente y la banalización de la violencia.

Los efectos generados en la sociedad

En el campo de los efectos generados en la sociedad, pocos fenómenos pueden ser tan antirrevolucionarios como el de estas modalidades delictivas. Una comunidad sometida a los designios de líderes negativos se aleja diametralmente de los valores socialistas.

De hecho, si se lee detenidamente la definición que daba Marx del lumpemproletariado, se concluirá que los segmentos poblacionales dominados por bandas criminales y pranes se ubican en esta categoría: excluidos, sin conciencia de clase, sin capacidad ni disposición a generar un cambio social. 

El lumpemproletariado es una fuerza conservadora del statu quo burgués precisamente porque no hace nada a favor de una modificación del orden establecido. 

Más allá de esta visión teórica, en el escenario venezolano actual, los enclaves controlados por bandas son espacios en los que las formas de organización del Poder Popular y del socialismo no pueden operar en absoluto, o al menos no pueden hacerlo de forma eficiente. El liderazgo de los dirigentes sociales y políticos (voceros de consejos comunales y comunas, de mesas técnicas de agua y otros servicios, CLAP, las estructuras del PSUV y otros movimientos revolucionarios) es mutuamente excluyente con el de los pranes. Y estos últimos ostentan, en esos espacios, el monopolio de la violencia, muy a pesar de que los líderes comunitarios tienen -en teoría- el apoyo del Estado.

Las bandas y sus aliados de ultraderecha

En sus carreras sin ton ni son, de un lado a otro, la derecha partidista, oenegista y mediática termina por decir que los líderes negativos de las bandas urbanas son aliados del Gobierno. Se llega al extremo de afirmar que la Revolución los creó y los armó.

La evidencia empírica muestra exactamente lo opuesto: estos personajes y sus organizaciones solo han cumplido funciones adversas al proceso revolucionario y han estado siempre asociados a los partidos de ultraderecha locales y a sus auspiciadores internacionales.

Toda persona que haya vivido o estado en Caracas en los años 2014 y 2017 habrá podido comprobar (o, al menos, sospechar) que buena parte de los llamados «guarimberos» no eran jóvenes de las zonas de clase media y media alta en las que se registraron focalmente tales protestas violentas, sino malandros de las barriadas pobres de la ciudad, presumiblemente integrantes de bandas. Se aplicó entonces un modelo de protesta mercenaria, muy similar al de las llamadas «contratistas militares» de EE.UU.: ejércitos de asesinos a sueldo.

Esto se convirtió, incluso, en un bumerán contra los vecinos opositores que estaban de acuerdo con los cierres de vías, la quema de basura y otras actividades, pero que rápidamente se convirtieron en víctimas de cobro de peaje y vacunas.

En tiempos más recientes, las bandas han sido ejecutoras de diversas acciones aparentemente inconexas, pero en realidad parte de estrategias generales de desestabilización, puestas en marcha a escala global. 

A finales de abril y comienzos de mayo de 2020, una de las megabandas de Caracas, en la zona de Petare, pasó días enteros disparando armamento de diverso calibre en lo que se presentó como un enfrentamiento entre facciones rivales. Lo extraño del caso es que, pese al persistente fuego cruzado, no se observaron (como en ocasiones similares) traslados de heridos o de cadáveres hacia los hospitales y clínicas de las cercanías. Unas horas después, se produjo en Macuto el intento de incursión mercenaria y paramilitar conocido como Operación Gedeón. Lo de Petare era –según hipótesis muy creíbles- una maniobra de distracción planeada con el fin de desviar fuerzas militares y policiales hacia esa zona, mientras el grupo invasor tomaba posesión de sus objetivos, es decir, derrocaba al gobierno constitucional.

Este año, pocas horas antes de producirse los ataques contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en Apure, ocurrió una de las más célebres acciones de la banda de la Cota 905, en la que intentaron tomar por asalto el comando de la Guardia Nacional Bolivariana en El Paraíso.

Esta semana, coincidiendo con la llegada al país de la Misión Exploratoria de la Unión Europea (que recomendará acompañar o no las elecciones del 21 de noviembre), dicha organización criminal reanudó sus ataques a la población civil en las autopistas y avenidas aledañas a «su» territorio. Este acontecimiento y la contundente respuesta del Gobierno fueron presentados por la prensa global como una muestra de que la UE no debe certificar dicho proceso comicial, pues el país está envuelto en la violencia y el caos.

La responsabilidad de la Revolución

Surge una pregunta lógica: si los pranes y sus bandas paramilitares son un ontológicamente antisocialistas, ¿por qué han florecido en un país que ha procurado encaminarse hacia el socialismo?

Obviamente, el chavismo no puede ya seguir culpando a los 40 años previos de los grandes problemas sociales del país.  Ello a pesar de que la base fundamental de las zonas pobres de Caracas y otras grandes ciudades se forjó en ese tiempo. Las visiones idílicas, según las cuales antes de Chávez todos acá éramos de clase media para arriba, son solo eso, visiones idílicas e intentos de manipular a desprevenidos.

Según mi punto de vista, el fenómeno implícito en la pregunta es consecuencia de un hecho irrefutable: en realidad, el socialismo no ha llegado a implantarse en Venezuela. Desde que la Revolución Bolivariana lo asumió como ruta, lo que ha existido en la generalidad del país es, como mucho, un sistema mixto en el que sigue predominando el capitalismo, no solo como modo de producción, sino también como hegemonía ideológica, más allá de lo que sucede en el orden retórico, en el discurso oficial.

Después de Chávez, la guerra económica interna, las medidas coercitivas unilaterales y el bloqueo de EE.UU. han traído consigo un recrudecimiento del capitalismo, en sus versiones más salvajes y primitivas, un sálvese quien pueda en el que vemos a «gente como uno» sacando provecho de la necesidad básica del prójimo, incluyendo la supervivencia.

En ese contexto, en muchas comunidades han germinado la solidaridad y el espíritu colectivo, pero en otras, por el contrario, se ha acentuado el individualismo depredador. Las organizaciones criminales son una expresión extrema de ese espíritu.

Entonces, una hipótesis razonable es que en las zonas donde se han impuesto las bandas delictivas, la Revolución no ha sido capaz de crear o de sostener (donde ya se habían creado) las estructuras de soporte del modelo socialista, comunitario, solidario, y eso ha dejado el campo abierto a la antisociedad.

Desde su llegada al poder, el comandante Chávez se empeñó en ofrecer a la gente pobre oportunidades de formación, salud, cultura, deportes, vivienda y, en general, de participación en la gestión de gobierno. El presidente Maduro ha hecho lo posible por continuar esas líneas, solo que en condiciones económicas y políticas mucho más precarias.

Desdichadamente, muchas de esas metas se alcanzaron solo a medias y los encargados de ejecutarlas optaron por rutas burocráticas, clientelares y no pocas veces, de corrupción.  Eso, en la realidad concreta de barrios y pueblos, ha llevado a muchos jóvenes a caer en las tentaciones de la vida criminal, sumándose así a la contrarrevolución, independientemente de que sean o no militantes de partidos de derecha.

Reflexiones dominicales

Mala praxis médica y mala praxis mediática. Cualquier periodista puede ser sorprendido en su buena fe por una fuente aparentemente dotada de autoridad para opinar sobre un tema. Pero si el discurrir de los acontecimientos pone en evidencia que esa fuente solo se vale de su cargo o rango para «hablar gamelote», y pese a esas evidentes demostraciones de falta de seriedad, el periodista sigue citando y entrevistando a esa fuente, todo indica que se trata de un intento deliberado (y tal vez doloso) de manipular al público. 

Lo digo porque en Venezuela tenemos un señor médico, que se pone su bata de doctor, se cruza el estetoscopio sobre el cogote y sale a sembrar el terror con la «información» que a él se le antoje, sin presentar evidencia científica (ni siquiera anecdótica) y aunque sus vaticinios siempre fallan, ciertos periodistas y ciertos medios se empeñan en seguir otorgándole tribuna… Y ni siquiera le preguntan por sus «errores» precedentes. Lo natural sería interrogarlo: «Pero, doctor, usted dijo que nadie debía ponerse la vacuna Sputnik V y ha demostrado ser de las mejores del mundo, ¿por qué habríamos de creerle ahora, cuando habla pestes de la Abdala?». Pero no, no se lo preguntan. 

Se trata, a las claras, de esos casos en los que la mala praxis médica se asocia con la mala praxis mediática. ¡Qué peligro!

Clodovaldo HernándezPinEntrada AnteriorVolver arribaMóvil

Esperanzado de que?

Cuando vamos caminando sin una meta fija y sin propósito algo anda mal en nuestro interior, en esos días que nos obligamos nosotros mismo a no querer pensar para ejecutar el trabajo, perdemos tiempo en divagar para ya y para ca sin ninguna esperanza.

Es el momento justo de que no es con nuestra fuerzas si no con la de Dios el viene y nos llena de su gracia divina a través de su hijo amado de su espíritu santo, está bendita Trinidad nos llena y nos cubre y vienen esos pensamientos para llenarlo todo.

El se impone en nosotros el tiene el control de nuestras vida porque él nos ama, y el quiere el bien para nuestras vida.

Amandote

En tiempos de bonanzas solía ir contigo a la montaña, a la playa, al río, o simplemente hacer un recorrido por la montaña, eso era muy divertido y gozozo andábamos con nuestro hijo, muy pequeño por cierto pero esa una buena diversión y un descanso espiritual tremendo estar cerca de la naturaleza que tiempos tan bellos.

Pero al pasar el tiempo todo fue cambiando, ya no hay tiempo ni para sentarse junto a la mesa a platicar. A cambiar ideas para construir eso fue mermando sin darnos cuentas.

hoy se nota más ya que nuestros hijos crecieron y son profesionales y no tienen tiempo para venir y conversar, a mi agarraron los años y quedan pocas fuerzas pero hago el intento de seguir hacia delante, hay un Dios y creo en el y me dará fuerzas para seguir.

amo a mi Dios a mis hijos a mi esposa y a la naturaleza que nos da de comer.

Si EEUU, la antigua Unión Soviética y las otras potencias pudieran hacer algo contra Irán, ya lo habrían hecho»

21/8/2019

Extractos de declaraciones del imam Jameneí en un encuentro con el presidente Hasán Rohaní y su gabinete

«Absténganse de trivialidades y asuntos secundarios. Lo que yo veo —y por desgracia no es algo ni de este año ni del anterior— es que, desafortunadamente, en la mayoría de los períodos nos hemos entretenido mucho con cuestiones accesorias. Ahora, con la aparición del espacio virtual, lo que acarrea el espacio virtual y asuntos similares, esas cuestiones accesorias y trivialidades se multiplican. Manténganse cuanto puedan al margen de esas cosas.

»Es una gran desgracia para el país; una fuente de ingresos fácil, se saca el petróleo del pozo y se vende a tal precio. ¡Qué ingreso tan fácil, sin coste alguno! Desde el principio, con los Gobiernos anteriores, nos acostumbramos a hacer eso, y ha acabado perjudicándonos; de verdad que al final nos ha perjudicado. Hay países en los que no se produce ni una sola gota de petróleo, que buscando encontraron otros caminos, caminos mejores que los han beneficiado.

»El petróleo no lo controlamos nosotros, no lo controlan los productores de crudo; ya lo ven ustedes. No solo a causa del bloqueo, que es algo fortuito. Incluso cuando no hay embargos, el petróleo está controlado por los grandes consumidores del mundo. Lo controlan Estados Unidos, Europa y los suyos. Controlan la fijación de precios y los distintos procesos con conspiraciones y ofensivas. De manera que es algo que el país tiene que resolver.

»En la economía del país, hay factores económicos que son considerados propulsores. Si entran en movimiento, entra en movimiento todo el conjunto de la actividad económica. Uno es, por ejemplo, la vivienda. Si el sector de la vivienda entra en movimiento y comienza a funcionar, él mismo pone en funcionamiento otros sectores importantes de la economía del país.

»Otro es la agricultura, otro el del automóvil, otro las empresas basadas en el conocimiento y otro los electrodomésticos. Todos ellos son propulsores de la economía de cualquier país. Hay que apoyarse en ellos. Los distintos organismos que se encargan de esos sectores deben esforzarse al máximo y trabajar. Si esos propulsores entran en movimiento, el funcionamiento de la economía en su conjunto será totalmente diferente.

»La idea que tenemos de los productores no es correcta. El conjunto de la Administración y los responsables del país, déjenme decirles, debe mirar a la persona que produce como a un combatiente. ¿Acaso no dicen que estamos en guerra económica? ¿Quién es el combatiente en esa guerra? Pues la persona que fortalece la economía nacional, y la economía nacional se fortalece fundamentalmente con la producción. De manera que miren al productor como a un combatiente.

»Lo he dicho muchas veces en estas reuniones que organizamos con ustedes, con el gabinete, en sesiones económicas en las que muchos de ustedes han estado presentes. He señalado muchas veces que un productor, para hacer algo, para empezar algo, es como si tuviera que pasar por las siete pruebas. Y digo siete, pero en realidad a veces son setenta las pruebas que tiene que pasar. Leyes, reglamentos, normativas… Viene un organismo y dice tal cosa, viene otro y quiere tal otra, viene otro más, permisos… ¿Qué falta hace? De esto hay que ocuparse seriamente.

»La prosperidad económica del país, el progreso económico del país, ¿qué objetivo tienen? El objetivo es poder garantizar la justicia social en la sociedad, erradicar la pobreza, que el enriquecimiento del país esté al servicio de la eliminación de la pobreza y su erradicación; o, si no, miren: ahora mismo el país más rico del mundo es Estados Unidos. Allá viven varios millones de personas bajo el umbral de la pobreza. Muchos mueren en la calle, en cualquier esquina, de hambre, de frío o de calor. Eso nosotros no lo queremos. Que un país sea meramente rico no es lo que en el Islam se tiene en mente y se desea. La riqueza tiene que estar al servicio de erradicar la pobreza, al servicio de que haya más justicia. Con esa idea y ese planteamiento es como hay que actuar.

»En el ámbito de la cultura —los señores que se ocupan de asuntos culturales que presten mucha atención—, estamos frente a un ataque por todos los flancos. Hay un frente inmenso que nos está atacando en la esfera cultural. Esto se puede ver en lo que dicen entre líneas. Nosotros ya lo sabíamos, pero gracias a Dios ahora lo dicen a las claras, que no se puede vencer a la República Islámica y el dominio del Islam por las armas de guerra o con el bloqueo económico, sino que lo efectivo es el trabajo cultural y la penetración cultural. Que hay que cambiar las mentes, trabajar sobre los cerebros, excitar los deseos. Ahora ya lo dicen a las claras.

»Realmente al enemigo no hay que temerlo. Este enemigo que tenemos frente a nosotros no ha aparecido hoy. Ese enemigo ha estado ahí desde el primer día, el primer día de la Revolución. Si Estados Unidos, Europa, la antigua Unión Soviética y las demás potencias pudieran hacer algo contra la República Islámica, ya lo habrían hecho.

»Ya ven ustedes que no han podido. Bien, sí, han creado molestias, pero se han desprestigiado a sí mismos y han demostrado que no pueden, que han sido incapaces de tener éxito en su enfrentamiento con el sistema de la República Islámica y con el dominio del Islam en este país. Es verdad que se han retrasado en cierta medida nuestros planes, que ha habido perturbaciones, que nos han surgido algunos problemas, ¡es cierto! Pero el progreso no se ha detenido. Hemos avanzado, hemos seguido adelante. Hay que ver dónde está ahora la República Islámica y dónde estaba el año anterior o el otro… La diferencia es abismal desde el punto de vista del avance, de nuestra capacidad de acción, de nuestras capacidades en distintos ámbitos, tanto en el plano político como en el militar y en otros de la economía del país.

»El país ha progresado y el enemigo no puede hacer nada contra ello. Por lo tanto, no teman al enemigo. Lo que no han podido hacer en estos primeros cuarenta años, Dios mediante tampoco lo podrán en los próximos cuarenta, y esos siguientes cuarenta años serán mejores para nosotros que los cuarenta primeros, y peores para ellos. Tengan la seguridad de ello. No lo duden.

»Estoy disgustado por Cachemira. Los señores del Ministerio de Asuntos Exteriores no están aquí, pero realmente al pueblo musulmán de Cachemira se lo está violentando. Se los somete realmente a presión. Debería aplicarse una política justa a ese noble pueblo que vive allá, por parte del Gobierno de la India. También es cierto que nuestras relaciones con el Gobierno indio son buenas, pero esperamos eso de ellos. Por otra parte, les diré que esto es obra de los ingleses y su perfidia.

»Es una herida que abrieron los ingleses en el subcontinente indio en 1947. Ya entonces, cuando estaban saliendo de allí, y el subcontinente se partió en dos, India y Paquistán. Fue en aquel comienzo cuando abrieron esa herida y la dejaron allí, a propósito, para que no sanara y hubiera siempre problemas, desavenencias y disputas entre esos dos países. Bueno, pues estas son las consecuencias, esta presión que sufre la gente» (21/08/2019).
Más recientes


La pobreza en Latinoamérica


La estrecha relación entre la pobreza y la igualdad de logros
Doce años atrás, Armando de la Torre dictó una conferencia en la UFM de Guatemala, llamada “¿Por qué somos pobres en América Latina?”, donde afirma que la pobreza es el estado natural del hombre y que gran parte de la población latinoamericana es incapaz de enriquecerse a consecuencia de su propia mentalidad junto a las acciones de los gobernantes. Al considerar lo expuesto por Armando y la situación económica actual de las naciones latinoamericanas, es posible comprender por qué incrementan las tasas de pobreza en los pueblos.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
http://biblioteca.clacso.edu.ar/Espana/catedra-coiba/20161216043133/pdf_1139.pdf
https://www.bbvaopenmind.com/articulos/pobreza-desigualdad-y-desarrollo-discusion-desde-el-enfoque-de-la-capacidad/
https://www.bbva.com/es/la-pobreza-sigue-en-aumento-en-america-latina/
Real Academia Española. (2020).Pobreza. [Datos en línea] Diccionario de la lengua española. Edición Del Tricentenario. Disponible en: https://dle.rae.es/pobreza
https://youtu.be/MFE6v5WRQPA
https://youtu.be/ouOFHqxCMd4
Universidad Pedagógica Experimental Libertador. (2016). Manual de Trabajos de Grado de Especialización y Maestría y Tesis Doctorales. [Libro en línea]. Fondo Editorial de la UPEL. 5ta edición. Caracas, Venezuela. Disponible en: https://1library.co/document/oy82r60y-manual-upel-trabajos-de-grados.html

Si bien la pobreza es definida por el diccionario de la Real Academia Española como falta o escasez, el economista Amartya Sen profundiza en este término y sostiene que puede ir en dos sentidos: ser excluido de los bienes materiales (falta de ingresos), o de los bienes inmateriales, sobre este último se refiere a la falta de capacidad u oportunidades para poder alcanzar el bienestar y el tipo de vida deseado, por lo tanto su libertad es limitada y suele asociarse con el analfabetismo, la desnutrición, el deterioro de la salud mental, etc. Aunado a esto, Armando plantea que al nacer somos dependientes y carecemos de cualquier bien pero con el paso del tiempo adquirimos riqueza, es entonces cuando alude que parte de la población no posee una visión a largo plazo, elemento indispensable para progresar; de igual manera explica cómo se ha implementado la igualdad en las sociedades, ambas ideas se entrelazan y guardan una estrecha relación con el crecimiento la pobreza. Cabe destacar que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) desde el año 2009 hasta el 2019 la tasa de pobreza aumentó, dejando en evidencia que aun representa una grave problemática en los países latinoamericanos. Resulta interesane que algunas de esas naciones tuvieron una época de prosperidad en el siglo XX, Armando hace énfasis en ello y atribuye dicho desarrollo económico a la postura de los gobernantes, quienes aceptaron las desigualdades, promovían la competencia y favorecieron la igualdad ante la ley; por el contrario manifiesta que imponer una igualdad de logros, mediante la redistribución de la riqueza y la supresión total de la propiedad privada, es ineficiente porque en vez de disminuir la brecha entre ricos y pobres tiende a atacar la libertad del ciudadano, frenando la actividad libre, volviéndolo dependiente del Estado y arraigando un locus de control interno en los sectores pobres. Cada individuo es único, puesto que sus pasiones, su personalidad y el conjunto de habilidades tanto físicas como psicológicas que posee nunca van a coincidir en su totalidad con otra persona, lo más acertado vendría siendo fortalecer las destrezas en busca de una satisfacción y realización personal, sin embargo, si el Estado no garantiza la libertad para acumular bienes y capital a través del esfuerzo, ni participar en la toma decisiones como una participación al voto o sobre una carrera universitaria, y tampoco se ejerce la justicia por medio de la igualdad ante la ley, el país no progresará. Es necesario que las figuras de poder actúen en función de una visión a largo plazo, se debe evitar despilfarrar el capital de la nación, sin la inversión en la educación, la salud, la infraestructura y los sectores de producción, se está sacrificando el futuro y la historia de Venezuela es un claro ejemplo de ello. La pobreza es un problema latente en nuestra sociedad, forma parte de la realidad de todos los latinoamericanos, aun así obtener bienestar gracias a una buena posición económica depende de la perseverancia y el enfoque en las metas, pero las autoridades tienen gran peso en la calidad de vida de los pueblos, las medidas tomadas por los gobernantes tal como la igualdad de logros puede obstruir las oportunidades que merece cada ciudadano; no obstante, es posible disminuir la pobreza con un cambio de mentalidad.

[OPINIÓN] Marxista siempre marxista. A propósito del trasnocho. – TatuyTV

Marxista siempre marxista. A propósito del trasnocho. En los últimos días ambos criterios (condiciones y veracidad táctica) han sido utilizadas por el gobierno nacional para polemizar en torno a las críticas adversas venidas desde el ámbito de la izquierda- no solo desde el marxismo- tildando a esta de trasnochada, “radical”, inconsecuente y demás improperios, desplazando el problema de las condiciones objetivas a las sensaciones y posiciones subjetivas .
— Leer en www.tatuytv.org/opinion-marxista-siempre-marxista-a-proposito-del-trasnocho/

EL FEMINISMO

No existe una alternativa al feminismo, que no sea la de la opresión a la mujer. La de una mundo patriarcal, en donde la dominación de la sociedad por un sexo; el masculino, se cimenta sobre la represión y la barbarie, contra la libertad individual y colectiva de las mujeres. La única alternativa al feminismo, supone aceptar el machismo. Un sometimiento de género, dibujado culturalmente en la subordinación cultural y productiva, el adoctrinamiento educativo o en el propio ocio; pero también, en  las violaciones grupales, la trata de blancas o el matrimonio infantil. Una triste realidad, la de la desigualdad y la violencia, que día a día, limita el desarrollo personal y profesional, de mujeres alrededor de todo el mundo.

Para una sociedad como la española, en donde la violencia patriarcal; todavía hoy, continua acrecentando un reguero de sangre, fruto de la parálisis institucional y la escaso calado de las iniciativas sociales, no pueden existir excusas para no encarar de forma definitiva, una revolución, en en la forma de entender la relación entre sexos. Resulta no solo necesario, sino exigible, una mayor dotación económica para políticas de género. De igual modo, resulta apremiante, la implantación de una nueva ley educativa, que determine y promueva, una línea de actuación para fomentar los valores de libertad productiva, sexual y reproductiva para todas las mujeres. Para una democracia avanzada, una educación a la altura; en materia de género, sin duda debe representar, la mejor solución ante las problemáticas, presentes en nuestras sociedades, fruto de la estructura patriarcal. La situación, es ya insostenible, humana y políticamente. Basta ya de coacciones y debates reaccionarios, propugnados desde los sectores eclesiásticos más arcaicos y apoyados políticamente, por los últimos bastiones del franquismo sociológico. No existe un colectivo que haya aguantado tanto sufrimiento como el de las mujeres, no existe un colectivo que haya soportado tanta discriminación en silencio; y nunca más, esa será la respuesta ante el machismo y su violencia.
No hace falta ser mujer para ser feminista, pero si resulta necesario que los hombres sean feministas, para que al fin las mujeres puedan llegar a ser libres
El 8 de marzo, las calles de nuestras ciudades, se llenarán con gritos de justicia, solidaridad y especialmente, gritos que reclamen, de una vez por todas, la implementación de una igualdad real. No se trata de odio, ni de libertinaje, como muchos quieren hacer ver. El libertinaje, como tantos otros aspectos que desde el tradicionalismo patrio, se quieren relacionar con la emancipación de la mujer, no guarda relación alguna con el feminismo. No, al menos, en mayor medida de la que podría guardar con el mundo de los hombres. Es hora de poner fin a estereotipos simplones y rancios, fruto de las mismas voces que en ya en la guerra civil, tildaban de putas o zorras,a aquellas mujeres que en muchas ocasiones; incluso con el fusil en la mano, se atrevieron a levantar su voz, para reclamar sus derechos en un mundo todavía en aquel momento, exclusivamente de hombres.
Si algo caracteriza al feminismo, es la lucha por la igualdad, la solidaridad y la búsqueda de la libertad individual que dote a las mujeres de las herramientas necesarios, para lograr una toma de decisiones libres, en campos como la sexualidad, la maternidad o la vida laboral y política. El feminismo, supone la mayor expresión de responsabilidad de una sociedad y unos individuos, que de una vez por todas, se comprometen a la supresión de la distinción de géneros, como una medida de sometimiento sexual, laboral o de cualquier otro tipo. La distinción sexual, no debe otorgar ningún derecho sobre las personas. Nuestro pene, no nos otorga ningún puñetero derecho sobre la mujer. Si en pleno siglo XXI, las calles deben volver a llenarse para recordarlo, así será.
No existe una alternativa al feminismo, que no sea la de la opresión a la mujer. La de una mundo patriarcal, en donde la dominación de la sociedad por un sexo; el masculino, se cimenta sobre la represión y la barbarie, contra la libertad individual y colectiva de las mujeres
La libertad sexual, la libertad reproductiva, los derechos laborales y especialmente el derecho a la vida. Son nuevamente, las banderas que el 8 de marzo, todo el colectivo feminista, mujeres y hombres; codo con codo, enarbolaremos una vez más, frente a aquellos que quieren hacer de la imposición sexual su derecho.
Este miércoles, recordaremos a Susan B. Anthony y al movimiento sufragista, Sojourner Truth y la lucha por los derechos civiles, Simone de Beauvoir y  su Segundo Sexo, Virginia Woolf, Clara Campoamor, Emilia Pardo Bazan, Rosalia de Castro, Frida Kahlo…figuras de mujeres que lucharon e hicieron posible, que en un mundo de hombres, la voz del feminismo, se elevase por encima de una sociedad profundamente machista. Pagando, en numerosas ocasiones, un precio demasiado alto para una persona, pero nunca para todo un colectivo. A aquellas voces, hoy se suman, las de mujeres como Rosa Cobo, Petra Collins, Emma Watson, Bell Hooks y tantas otras compañeras, que de manera pública o anónima no tienen miedo a dar un paso al frente para gritar basta. Basta de una sociedad y un mundo, en donde, sobre la mujer recae el peso del cuidado de la familia desde su más tierna infancia, hasta la muerte; y en donde esa labor, es vista en numerosas ocasiones, como una barrera a la hora de desarrollar su actividad profesional. Basta de impunidad ante los continuas vejaciones a la mujer vertidas desde las instituciones que dicen representarnos a todos y basta ya, sin más dilación de asesinatos. No podemos esperar más por la política, no podemos respetar sus tiempos, ni esperanzarnos ante promesas que nunca terminan de llegar. Son ya demasiadas las que faltan cada 8 de marzo, demasiado dolor, demasiada injusticia y demasiada rabia. Si el parlamento no puede poner fin a la barbarie, tendrán que ser las calles las que lo hagan. Ni una muerte más, ni una mujer menos por el terrorismo machista. Ningún país, puede considerarse democrático, mientras sus mujeres mueren por el simple hecho de ser mujeres.
No hace falta ser mujer para ser feminista, pero si resulta necesario que los hombres sean feministas, para que al fin las mujeres puedan llegar a ser libres. Este 8 de marzo, el feminismo tienen que volver a ser radical, sin miedo, sin ambages, sin pudor. Cuando te están matando, cuando las cadenas reprimen tu vida laboral, tu sexualidad, tu ocio, tu futuro…es hora de volver a reivindicar el papel de la mujer, es hora de una vez por todas, de librar la batalla más antigua de todas las revoluciones sociales.
“La construcción patriarcal de la diferencia entre la masculinidad y la feminidad es la diferencia política entre la libertad y el sometimiento”
Carole Pateman